La delegada diocesana de Enseñanza, Carmen Velasco, ha reclamado en una entrevista realizada este miércoles en COPE Melilla que el Ministerio de Educación cumpla con su obligación de designar profesores de Religión para dos institutos de la Ciudad Autónoma que han comenzado el curso sin que los alumnos puedan ejercer su derecho constitucional a recibir formación religiosa de acuerdo a sus convicciones.

El hecho fue denunciado por padres y profesores de Religión y la delegada lo ha explicado al detalle en la entrevista que se puede escuchar en la web del programa La Mañana de COPE Melilla

Velasco ha asegurado que, desde el 27 de julio, «yo personalmente estoy detrás de que el Ministerio cubra las dos bajas que se han producido por renuncia de dos profesores de Religión de dos institutos. En concreto tenemos tres personas que cumplen todos los requisitos y que además ya habían trabajado con anterioridad haciendo sustituciones y otra como titular». Sin embargo, asegura, no haber recibido respuesta por parte del Ministerio: «el 30 de agosto volví a mandar un anexo con los nombres de las personas que cubrían todos los criterios y tampoco me contestaron;  el 7 de septiembre volvimos a mandar otro correo y el 22 de septiembre otro que no han tenido respuesta».

La delegada afirma no saber exactamente «cuál es el problema, pues tanto nosotros como el director general de Educación de Melilla hemos reclamado que se cubran dichas vacantes. No sé si es un tema de voluntad política, pero va en contra de la ley que ha hecho el propio partido que gobierna y que dirige actualmente el Ministerio de Educación. Lo que dice la ley es que la oferta de Religión (no solo católica, de cualquier confesión) es obligatoria para los centros y voluntaria para los alumnos. No estamos pidiendo ningún privilegio, sino que se cumpla la ley».

La responsable de la Delegación Diocesana de Enseñanza ha recordado la importancia de dar a los padres y a los alumnos libertad de elección: «para que los ciudadanos elijan, la administración tiene que dar las herramientas para que se pueda elegir. Si nada más que hay una opción, en la práctica no se puede elegir».