Tras llevar el caso a los tribunales de Melilla, la justicia pide que los profesores de religión, de los que 27 vieron reducida su jornada y 3 fueron despedidos, recuperen la situación laboral anterior al 1 de septiembre, que fue cuando se tomó esta medida.

Ricardo Jimeno, secretario general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras, declaró que esta “era una sentencia esperada”, ya que tenían el precedente de Ceuta, donde ocurrió lo mismo. También explicó que en la sentencia se reconoce que ha habido un cambio sustancial en el trabajo de los profesores, por lo que pide la indemnización de estos, que vieron reducido su sueldo, y la incorporación de aquellos que fueron despedidos. Todo esto tendrá lugar en cuanto la sentencia sea firme, pues aún falta saber si el Ministerio la recurrirá. “Lo que es seguro que estos recibirán el salario que no han recibido estos meses atrás”, contó.

Jimeno ya contactó alguno de los afectados, sobre los que aseguró que “están muy contentos y respirando porque son meses en los que lo han pasado muy mal”. “La situación era muy injusto” añadió, y que desde la Federación de Enseñanza les prestaron asistencia jurídica desde un primer momento. Para el año que viene no se sabe qué va a pasar, pero Jimeno espera que “el Ministerio tome nota y no vuelva a hacer la trapería de este año”, expuso.

Si la cuarentena dura lo que se ha establecido hasta ahora y si la sentencia es firme, los docentes podrán volver a la normalidad después de las vacaciones de Semana Santa.

Fuente: El Faro de Melilla