“Preparad el camino al Señor…”

Preparar la venida de un niño, del Niño, implica hacerle un lugar, un espacio en el corazón, un ambiente de acogida donde pueda ser y crecer.

Preparar la venida de un niño, del Niño, implica un cambio de prioridades y de maneras de pensar, cambia el ritmo de funcionamiento de todos los que lo rodean.

Preparar la venida de un niño, del Niño, implica estar abiertos a la reciprocidad en el dar todo lo que espera y necesita y recibir todo lo que trae y regala.

Preparar la venida de un niño, del Niño, implica salir de nosotros mismos y centrar nuestra atención en el misterio de la vida, en el misterio del regalo, en el acoger el don.

Todos estamos invitados a vivir la alegría de la llegada de un Dios que se hace Niño para invitarnos a la revolución de la ternura y del amor. Un Dios que se hizo uno de tantos (Fil 2,7), que abraza nuestra pequeñez y nos enseña a confiar y compartir sus promesas de justicia, liberación, sanación, inclusión…de amor incondicional.

Todos los que trabajamos en la Delegación Diocesana de Enseñanza os deseamos una Feliz Navidad y un año 2018 nuevo y bueno